Los Elementos de la Pasión.

Un 27 de agosto vino al mundo. El primer año de los setentas y la Ciudad de México, suma de luces y sombras,  fueron el tiempo y escenario de su origen.

Vinieron oportunidades bien aprovechadas, una efectiva escuela y el salto al vacío allende las fronteras: El Middle West americano, de gélidos inviernos, terminó la formación material, que no humana, de quien se ha dedicado por espacio de dos décadas a plasmar con el pincel las entretelas del espíritu.

¿Qué define a un artista? Pregunta tramposa, de múltiples y manipulables respuestas. Anja lo sabe y se empeña en la única solución honesta al acertijo: la pasión. Sorteando una realidad de mujer moderna, bailando en las fronteras de lo visible, cruzando a ratos la sutil línea que acota lo fantástico, empuñando el pincel y la espátula a deshoras, destilando texturas, moldeando la luz, desgranando los sueños, demuestra cuánta concentrada pasión puede existir en el inagotable deseo de quien crea.

Todo cuanto se diga de una obra de arte es, en el mejor de los casos, un divertimento, en el peor, un reflejo. Sólo la obra misma es capaz de definirse, de darse en el tiempo, de extenderse en el espacio. Sólo la obra trasciende lo que de ella se diga. En su vagar sin rumbo por universos propios y ajenos, nuestra artista aprendió a enfocar, a dejar claves ocultas, a permitir que la lean de muchas formas, a dejarse – y dejarnos - ser  a través de su creación.

Esperando sirva de inspiración te invitamos, pues, entrañable visitante, a buscar y buscarte en este recorrido, apenas virtual, por el mundo de Anja Hess…